La gran ola de Kanagawa de Katsushika Hokusai (obra de arte creada entre 1829 - 1833)

David López | 876 palabras | 6-7 min

La gran ola de Kanagawa de Katsushika Hokusai (obra de arte creada entre 1829 - 1833)

No soy un gran entendido en la pintura y el arte, pero si hay una obra que me genera una gran curiosidad y fascinación es La gran ola de Kanagawa del pintor japonés Katsushika Hokusai. Hablemos hoy un poco sobre su creación mundialmente conocida.

Información sobre la Gran Ola de Kanagawa

No voy a dármelas de culto y hacer como que se de esto. Muestro detalles y datos de esta pintura, sí, aunque todo recogido investigando por internet como podría hacer cualquiera. No soy ningún experto.

Si deseas conocer más información, te recomiendo consultarla en Wikipedia justo desde este enlace.

Mi fondo de escritorio

Me gusta tanto esta obra que la tengo puesta de fondo de escritorio en el ordenador donde trabajo, ¡ojo! La mantengo a pesar de que sus colores provoca que no se vean bien y claros los iconos. Me gusta tanto que me compré un pequeño libro sobre poemas haikus y breves cuentos Zen porque tenía en su portada la Gran Ola de Kanagawa. Hace poco incluso casi me compro una impresión para colocarla en la pared de donde trabajo. No la compré, pero ahora miro precios en Mediamarkt para imprimirla en tamaño póster.

¿Qué es lo que me hace sentir esta obra de arte?

Buscar las palabras exactas con el fin de explicar por qué me apasiona tanto esta obra resulta todo un reto y una tarea ardua para mi al ser la primera vez que hago algo así. Y honestamente me entristece dicho estudio porque da como conclusión de que no hay una explicación épica de lo que me hace sentir, tampoco descubro un mensaje transcendental en ella. Entonces, ¿por qué me gusta tanto?

Pinayu, curioso por saber de ti, te pregunta...
¿Te fascina tanto como a mi esta obra Ukiyo-e?

El mensaje más evidente de La Gran Ola de Kanagawa

Como no he podido encontrar un mensaje más profundo que el primero que salta a la vista: pescadores tratando de salvar sus vidas frente a la bravura de la incontrolable naturaleza con el majestuoso monte Fuji como principal testigo. He decidido, por el momento, afrontar la obra desde el punto de vista técnico.

Su composición cromática y elementos

El uso del color dominante azul en tres y cuatro tonalidades combinado con la espuma representada como un blanco sucio de tonalidad amarillenta resaltan y llaman poderosamente la atención. Seguramente me apasione tanto debido a que tiene unos colores parcialmente apagados y, en mi opinión, muy cerca de la gama cromática de los pasteles.

Gama cromática, tonalidades y colores de La Gran Ola

Sus formas

Las formas de las olas son vibrantes, nos pone en tensión y nos coloca en el papel de esos pescadores, mientras que genera un claro contraste con las armoniosas y agradables tonalidades de los colores escogidos. Si fuese poca tensión la que genera esa amenazante ola y la agitación del agua, Hokusai nos pinta una espuma en forma de garras que sugiere tener a un monstruo, dragón, esqueleto o demonio frente a nosotros. Unas garras que nos adelanta que si la caída de la ola no es suficiente, el mar tendrá otras armas para quitaros la vida.

La espuma en forma de amenazantes garras de la Gran Ola de Kanagawa

Desafiando a la naturaleza...

Un mensaje de una ola que nos alerta que nuestro lugar no es ese, nuestro lugar está en la tierra y que nadie puede caminar por la superficie del agua, tan solo sumergirse o sobrevolarla. Nosotros al desafiar a la naturaleza, esta nos pone a prueba de vez en cuando, un examen sorpresa del que debemos estar siempre preparados porque nunca sabemos cuando nos examinará, y aún sabiendo esto, puede que nunca sea suficiente para salir airosos...

Mi conexión a nivel personal

No encontré un mensaje más profundo en la obra, no obstante me he dado cuenta que quizás las obras de arte no cumplen siempre esa función sino más bien nos pueden servir como una puerta directa a revivir y repasar algunos momentos de nuestra vida, nuestros sentimientos. Es decir, estudiando La Gran Ola de Kanagawa me ha hecho recordar momentos de mi infancia esquivando las olas del mar, alguna que me revolcó violentamente contra la arena, aquel día en Torremolinos cuando el mar comió toda la playa y llegó hasta el paseo marítimo. Adjunto imagen.

Catástrofe en Torremolinos por el mal temporal del mar

De pequeño ver aquellas enormes olas me daban mucho respeto y a su vez me fascinaban. Cuando era adolescente no podía evitar entrar en el mar en día de oleajes y quedarme incluso una hora saltando sobre ellas. Recordar estos momentos me hace cuestionarme: ¿mi subconsciente sabía que se trataba de eso? ¿Por esa razón me apasionaba tanto esta obra?

Mis conclusiones

Me hace realmente mucha ilusión que con este post haya descubierto esta conexión tan especial que tiene mi infancia con esta obra de arte japonesa favorita, además mola descubrir por el camino una nueva forma de enfocar una pintura; mi conclusión es que cada uno puede hacer suya una obra y posiblemente se haga de forma diferente a los demás. Eso es muy bonito.

Artículos relacionados

Si te gustó el post "La gran ola de Kanagawa de Katsushika Hokusai (obra de arte creada entre 1829 - 1833)", a continuación te ofrezco más posts relacionados que podrían interesarte. No dudes en entrar y disfrutar de su contenido. ¡Son gratis!

Más artículos del blog

Comentarios del post

Pinayu no tiene para leer, está triste, ¿le animamos?
Aporta con tu valiosa opinión

* Nombre

* Comentario

* Introduce el código Anti Spam

Le informo que uso cookies: INFO | ACEPTAR