Problema al que me enfrento cuando cambio de portátil

David López | 467 palabras | 3-4 min

Problema al que me enfrento cuando cambio de portátil

El jueves pasado 3 de Noviembre me compré un nuevo ordenador, el Asus Rog gl552vw dm141. Estoy muy contento al ver que puedo poner los juegos en resolución 1080p con gráficos ultra, pero tengo un problema con el teclado, un problema natural al cambiar de ordenador y que se agudiza al ser un portátil.

Mi principal problema al cambiar de ordenador es el teclado

En realidad esto no es tan importante cuando cambio de ordenador de sobremesa a otro ordenador de sobremesa debido a que en este caso los teclados son algo más estándar y mantienen, por lo general, la posición de todas las teclas, flechas, teclado numérico y teclas especiales. Es decir, casi todos los teclados de sobremesa guardan similitudes en lo importante, siendo un acto muy intuitivo la adaptación al cambiar de uno a otro.

El cambio de tamaño y posición de las teclas especiales afecta cuando se programa y diseña

Sin embargo, cuando compras teclados inalámbricos o concretamente en los teclados de los portátiles, se sufre bastante. El cambio de un portátil a otro resulta una experiencia dramática durante los primeros días o incluso durante la semana entera. Esto es así debido a que las teclas de shift, control, alt, flechas, botón especial de Windows, suprimir, borrar, intro y demás botones que como diseñador y programador sueles usar constantemente, no guardan similitudes entre un portátil y otro. Cada ordenador portátil tiene un teclado diferente y tomas el nuevo con tu cerebro preparado para la disposición y distancias que tenía el anterior. Chocas repetidas veces con el teclado hasta que tu cerebro vuelve adaptarse. Más de lo mismo te enfrentas con los teclados inalámbricos.

Quizás no sea un gran problema si entras en el perfil de usuario normal que usa el portátil para enviar correos, entrar en redes sociales, realizar algunos escritos en word, jugar y poco más. En tal caso el cambio no es tan traumático, pero cuando necesitas usar las teclas especiales, como antes he mencionado, crea un sentimiento de torpeza e inutilidad bastante grande. Por suerte en 3 o 4 días se consigue adaptarse por completo.

Quizás mi problema es trabajar con un portátil, ¿verdad?

Sin duda es una posibilidad, si trabajase siempre con un ordenador de sobremesa no sufriría tanto el cambio de teclado, aunque eso no va ser posible porque desde que probé en 2012 mi primer portátil, ya no deseo un ordenador de sobremesa en mi casa, ¿por qué? por lo bien que me hace sentir el solo tener un cable que va del portátil a la red eléctrica. Ya me parece un estorbo tener en el escritorio entre 2 o 3 cables, una torre o ordenador de sobremesa, un teclado, un ratón, un monitor, habiendo ganado en comodidad y confort desde 2012.

Al final, esa trágica fase de adaptación de los primeros días, me merece la pena.

Banner sígueme en Instagram

Banner sígueme en Instagram

Comentarios del post

13 de febrero de 2017
Miriam Ojeda nos comenta:
Totalmente de acuerdo con lo que dices, me ha ocurrido más de una vez y sobre todo cuando empecé en la empresa a trabajar hace unos años, usaba 3 ordenadores, el mío, el de la empresa y el de mi pareja con un teclado y disposición de teclas diferente para cada ocasión.

* Nombre

* Comentario

* Introduce el código Anti Spam

Pinayu come cookies... ¡OK! +INFO